Tag Archive: Campo 1


¡Cómo pesa la altura!

La soledad del Campo 1

La soledad del Campo 1

Comenzamos a notar el castigo de la altura. Hemos pasado la noche en el Campo 2, a 6.700 metros y los 400 metros de diferencia respecto al C1 pesan en cada movimiento del cuerpo. El viento y el frío también es mucho mayor, así que hemos estado más pendientes de la garganta y la salud.

Por cuestiones operativas y distintos ritmos en la aclimatación, Koke Lasa, Garra y yo hemos podido dormir en el C2 y ya hemos descendido de nuevo hasta el Campo Base para descansar un par de días o tres y reponer fuerzas. Los demás compañeros de expedición ascenderán hoy hasta el C2 donde pasarán la noche.

A pesar del cansancio, los ánimos y la ilusión no han disminuido y tampoco el buen ambiente del grupo. El tiempo sigue acompañándonos, aunque ya nos ha caído una nevada importante y la diferencia entre el calor del Campo Base y el C2 es considerable.

No contamos con ningún porteador de altura, lo que dificulta la ascensión. De todas formas, el sábado o el domingo, partiremos hacia los 7.300 metros del Campo 3. Probablemente, antes de alcanzar esta meta, durmamos de nuevo en el C2, pero todo dependerá de cómo nos encontremos físicamente.

Las vistas son espectaculares. Me alegra mucho recibir todos vuestros ánimos y agradezco el apoyo que me estáis dando. Es un buen empujón para seguir adelante. Ahora, si me lo permitís, ¡me voy a echar una siesta!

(Esta información ha sido redactada a partir de una llamada telefónica realizada hoy desde el Campo Base, a las 10.30h, hora española, por el propio Patxi Goñi a la oficina Pamplona 2016)

Anuncios
Con Oscar Cadiach en el Campo I

Con Oscar Cadiach, en el Campo I

Hemos pasado la primera noche en el Campo 1, terraza desde  donde la belleza del glaciar Yalung no nos deja insensibles a Oriol, Koke y a mí mismo. El frío arrecia, la noche nos ocupa a las 7, la llamada al descanso se acerca. Las 7 del día que esperamos inicia las doce horas de luz que a 6.200 metros nos esperan. Bajamos y subimos. Esta mañana hemos bajado de nuevo al Campo Base para despedirnos definitivamente y en un par de días, empezar desde el C1 la aproximación hacia el C2.

Mientras bajábamos al Campo Base nos hemos “cruzado” con el resto de la expedición que ascendían al C1. Los porteadores se han ido después de un trabajo impagable y de una entrega incalificable. El cocinero y un par de ayudantes permanecen para prepararnos la comida a base de verduras, pasta y carne excelente (yak o vaca).

El clima nos está ayudando muchísimo, todos los días amanece con un sol espléndido y calor. Ayer empezamos a ascender al C1 a la una del mediodía sorteando la temperatura. Y este tiempo tan bueno y seco ha debido ser la tónica este invierno porque la montaña está diferente, muy diferente a como la encontramos en 2007. Mucha menos nieve y unas grietas inmensas en la montaña, inimaginables. Esto en principio facilitará la ascensión.

También facilita, y mucho, las cuatro expediciones que estamos en la misma aventura, desde las vías que están más transitadas y las cuerdas echadas, hasta la compañía del té en común, que no es como un “pote en cuadrilla”, pero que a estas alturas vale su peso en altura. Juanito, de Al Filo de lo Imposible, nos visitó anteayer a la tomada del té. Les debemos una visita.

La altura afecta, y afecta mucho: al tono de la voz, al sueño,  a la capacidad y velocidad de razonamiento… Por ello, la aclimatación va mucho más allá de lo meramente físico.

No quiero despedirme sin agradecer a todos los que estáis siguiéndome con atención y, sobre todo, con cariño. No os podéis imaginar lo que ayuda  a subir las “cuesticas”.

(Esta información ha sido redactada a partir de una llamada telefónica realizada hoy a la Oficina de Pamplona 2016 por el propio Patxi Goñi)