El Barraca también tiene “bloc”, tipo EGB… y escribe y escribe……

“Mi blog es de tapa dura y color rojo con una franja de color blanco donde pone un nombre que no mencionaré para no hacer propaganda, ¡qué cojones! El blog es mío y si no fuese por EL DEL CORAZÓN GRANDE alias Patxi “el Juglar de los glaciares”, no lo leería nadie¡¡¡¡¡. No sé cómo lo hace, ni me importa, pero cuando el auténtico juglar me dijo: “Barraca, ésta que contesta creo que es tu hija”… o sea, mi mujer y mis hijas han leído lo que he escrito. ¡Qué emoción!.

Me imagino que ya estaréis informados de cómo va por el monte, bueno, subimos y bajamos.
Por aquí hay personas, no gente. Lo digo por el anónimo del soldado de Alejandro Magno.

Pues os cuento:

       El soldado tenía un cuñado que dejó en un blog de tapa dura unos apuntes de recetas de cocina, estos apuntes han sido la base del éxito actual de la gastronomía de un sector del primer mundo, aunque él trabajase en el segundo y en el tercero. Una de las notas dice: “poner sobre un trozo de pizarra una ala de conejo, tres guisantes, 58 granos de arroz y una picada de ajo y perejil, calentar la pizarra a fuego lento 2 horas, si es con leña mejor”.
    El cuñado tenía que poner imaginación para no caer en la vulgaridad y atraer a personas de todo el mundo. Recordad que en el 401 a.c. el mundo era más pequeño y los trayectos sobre elefantes, caballos y mulas se hacían pesados. Imaginad seis días montados en elefante para que un Hijoputa te sirva un bistec con patatas… para matarlo. En cambio si el menú son: 100 gramos de hígado de Brontosaurio macerado con menta y 3 gusanos de seda en celo a la vinagreta el viaje le habrá valido la pena y no se sentirá gilipollas sino todo lo contrario.
      Me he acordado del cuñado porque el tema de la comida y la bebida en el monte siempre es recurrente. 

     Sin ir más lejos, ayer en la tienda del campo II le decía a Patxi que Marco Antonio invitó a Cleopatra a una suculenta cena para impresionarla: mesa de roble, sillas de caoba, candelabros… Vaya, la tienda del campo II es un asco. En el menú había ensaladas, caviar, pescaíto frito, mus de oca del Perigord, lomo de ballena al pill-pill, cuello de ganso al vapor con salsa violeta, caracoles parecidos a los de mi madre, chuletón… Antes de los postres, Marco Antonio se levantó de su silla y se fue directo a Cleopatra (no como nosotros dos…. que la rodilla de Patxi me rasca las costillas).
                          – Cariño, ¿qué te parece la cena, no crees que es inmejorable?

La auténtica Cleopatra se quita las dos perlas-pendiente, las disuelve en vinagre y se lo bebe… Silencio absoluto.
                          – Querido Marco Antonio, ¿puedes superarlo?

      Barraca, toma un trozo de este jamón que ha subido Carles.

Por cierto, hoy 16 de julio a las dos del mediodía Óscar, Anna, Carles, Patxi, un servidor y una japonesa llamada “Vespino”, ante la expectante mirada de una escuadra de alemanes hemos fabricado los últimos 20 litros de cerveza para celebrar lo que haga falta.
              – Vamos a ver, si te dan a escoger agua, té o cerveza, ¿qué elegirías?

              – Pues…

              – ¡NI pues ni hostias! ¡TÚ eres tonto!

              – No bebo alcohol.

              – ¿Y quién habla de alcohol?, ¡hablamos de Bartolo Beer!

              – Querrás decir Baltoro Beer!

             – No, lo has oído bien, ¡Bartolo! Y si a alguien se le ocurre un nombre para la cerveza que se lo diga a Patxi…

Si estás atento cuando oscurece se puede oír al Broad Peak llamando a las otras montañas:
      – ¡Hey Chicas! Óscar me ha escogido a mí para terminar los 14 ocho miles.

Ayer oí que el Chogolisa le susurraba:
      – ¡Qué suerte tienes Broad con que te visite Óscar! A mí, en el 86 me subió en el lomo Gregorio Áriz y su muñeca. Pero, esto de los catorce no sé de dónde lo ha sacado.

      – Chogolisa, pareces atontada, lo que te pasa es que eres pequeñita y nadie se fija en ti.

      – Debe ser eso. Buenas noches.

Jordi Bosch “Barraca”.

Buenas noches barraca, duerme amigo.

Anuncios