Es el día 10 de Julio. Ya llevamos una semana en este rincón del Karakorum y…¡por fin!, ya ha llegado la nieve. Ocho días de bonanza climatológica estaban resultando algo excesivo.

A las 7 de la mañana ya no podía estar dentro de la tienda asi que, he salido fuera y he colocado la bandera de Lumbier sobre mi tienda de campaña, como en un gesto de colocarme mi pueblo como paraguas ante las agresiones del cruel mundo exterior.
Pero hoy no quiero hablaros, ni de mí, ni de mis cuitas, no. Hoy quiero hablaros de un personaje peculiar. Una de esas personas que uno se pregunta cómo se ha podido estar tanto tiempo sin conocer.
Se trata de mi compañero (al principio de la expedición) y amigo ahora mismo, Jordi Bosch, alias “Barraca”. Es el humor, el buen humor personificado. Creía que estando aquí Óscar, toda la cantidad de sensatez y coherencia, estaban aseguradas pero, Barraca aporta tanto en tantas situaciones que, no puedo por menos que reflejar en este Blog el texto que esta misma noche ha escrito luchando contra el insomnio.
Este es el texto que nos ha regalado el bueno de Barraca y que ha enviado al programa de radio de Tarragona “El Pont de Mahoma”. 

MONTAÑAS DEL KARAKORUM “FRÍAS Y AMONTONADAS”.

Siempre que voy al monte, recuerdo lo que dejó escrito un soldado anónimo del ejercito de Alejandro Magno, eso fue por el año 401 a.c. cuando deambulaba por los valles del Karakorum resiguiendo el río Indo y afluente: “lo mejor de las montañas son las personas, y lo peor, la gente”.
La suerte que tienen todos los anónimos, menos el Veneciano, es que no se conoce al autor para poderlo castigar, y así vamos tirando de dichos mal dichos, proverbios Judíos, Rusos y Andaluces. Anónimos Turcos, pirómanos Griegos, sinónimos de las islas Caimán, pimientos del Piquillo, pan con tomate y marmitako.
Porque recuerdo ahora, no al soldado de Alejandro Magno, sino a su madre, porque estoy otra vez en corazón del Karakorum.

Buenos días Pont de Mahoma. Empiezo:
A finales de Agosto de 1988 en el glaciar Godwuin Austen, el Broad Peak me presentó a Óscar Cadiach. Han pasado 27 años y los tres nos volvemos a encontrar en el mismo sitio. El Broad lo ha tenido fácil el cabrón, no se ha movido, continua haciendo compañía al K2.
Estoy convencido que desea que le rasquen la espalda y la cabeza con los crampones para poder decir al resto de montañas:
-¡Hey chicas!- Óscar me ha escogido a mí para terminar los 14 Ochomiles.

Yo soy hijo único y resulta que en el 2002 me aparecieron 6 hermanos y una hermana. Carles es uno de ellos y ahora está aquí a mi lado, comprenderéis que de un hermano mejor no hablar mucho.
Las novedades, novedades para mí son Anna y Patxi. Llevamos ya 20 días juntos.
No conozco ni al padre ni a la madre de Anna pero resulta que ella es una mezcla de mis 2 hijas….Anna no para, Anna no calla, Anna llena, Anna lo empequeñece todo.
-¡Anna! No te pases que el Broad no llegará a Ochomil.

Quién no ha escuchado o dicho: -¡anda la hostia Patxi!. ¡Ojo! Con la entonación adecuada queriendo imitar a los Navarros.
Nuestro Patxi no sé si es éste, pero os explicaré una historia: había una vez un corazón tan grande, y no me refiero ni al peso ni al volumen, que solo encajaba en la carrocería de Patxi Goñi.

Son las 12 horas y ocho minutos de la noche del 10 de Julio del 2015 en el C.B. del Broad Peak.
El Broad se escaló por primera vez el año 1957, no tengo la certeza absoluta pero probablemente fue mi regalo de nacimiento.
Barraca, mejor que duermas.
El soldado de Alejandro Magno tenía razón.
Buenas noches Pont de Mahoma.

Jordi Bosch “Barraca”.

Mi tienda de C.B. bajo el K2

Mi tienda de C.B. bajo el K2.

Anuncios