Gasherbrum IIncertidumbre, incógnitas…pocas actividades habrá en el mundo en las que se utilicen tanto estas palabras como en una expedición de montaña. ¿Será propicia la climatología?, ¿estaré bien aclimatado?, ¿soportará mi salud esta continua agresión?, ¿sabré tomar la decisión correcta llegado el momento?…lo único que está claro es que no hay otra manera de averiguarlo que, poniéndose en marcha.

Tras 2 días dedicados a acondicionar el Campo Base y a descansar del duro Trekking que hemos padecido para llegar hasta aquí, mañana salimos para arriba.

El tiempo (climatológico) se ha ido  asentando mucho. De los días plomizos y lluviosos durante la marcha de aproximación, hemos pasado a una climatología estable y un sol radiante; y aquí, tiempo estable, es sinónimo de días muy calurosos y noches muy frías. Estas son las reglas del Karakorum: lo tomas o lo dejas.C.B. de los Gasherbrum

La agencia Seven Summit nos ha montado un C.B. increíble y muy acogedor. Todo es nuevo: tiendas, colchones de aire, almohadas…y una tienda comedor enorme en la que incluso han colgado unos preciosos ramilletes de flores, sintéticas, claro. Estos son esa clase de (no tan pequeños) detalles, que hacen que la vida en estos lugares tan inhóspitos sea más o menos agradable, y que el recuerdo que guardes sea, o no, especial.

Como digo, mañana iniciamos la ascensión al Gasherbrum I. El tramo que tenemos hasta el Campo I ya lo sufrí en propias carnes en aquella expedición al Gasherbrum II; y digo sufrí porque es un tramo muy delicado y laberíntico que hay que afrontar a primerísima hora de la madrugada. Se trata de una zona glaciar muy rota, con infinidad de Sheraks y grietas que hay que sortear con mucho temple.

Esta cascada de hielo desciende desde el circo glaciar de Los Gasherbrum, un anfiteatro glaciar de dimensiones colosales, conformado por lo 6 picos Gasherbrum.

El Campo I lo estableceremos en un gran Plateau en donde, ya nos podemos preparar a sufrir los rigores del terrorífico calor que siempre reina en este lugar.

Pasaremos aquí la primera noche en altura seria (6000 ó 6100m) y a partir de aquí…improvisaremos. Si nos encontramos bien, continuaremos hasta el C.II, desde donde ya se ve  el tramo más delicado y técnico de toda la ascensión: “el corredor de los Japoneses”. Pero eso, ya lo iremos viendo más adelante.

A nuestro regreso al C.B. os contaré cómo han ido las cosas por allí arriba, cómo nos hemos encontrado y cual será nuestra agenda a partir de entonces para el resto de la expedición.

Lo que no debemos hacer bajo ninguna circunstancia, es pensar en la cumbre. Está tan lejana y tan fuera de nuestro alcance que, sería de una bisoñez letal para nuestros intereses…¡como si no hubiéramos tenido ya suficientes problemas!. La cima llegará cuando tenga que llegar.

A pesar de estar tal limitados de tiempo, estoy convencido de que tendremos nuestra oportunidad y de que el G-I tiene un pequeño espacio reservado para nosotros.

Mientras esos momentos tan especiales se van fraguando, solo puedo concentrarme para el esfuerzo y el sufrimiento, pero también, para momentos que recordaré durante toda mi vida.

Hacia el C.B

Anuncios