Como una imagen vale más que 1000 palabras, o al menos eso dicen los que entienden sobre el tema, incluyo en esta nueva entrada del Blog, unas cuantas imágenes de la expedición. En realidad no son fotografías propiamente dichas, sino que son frames capturados de los clips de video que he grabado durante la ascensión. Esto quiere decir que la calidad de la imagen no es todo lo nítida que si se tratara de una fotografía al uso. No obstante, espero que podáis apreciar la inmensidad de los grandes espacios que rodean esta apartada montaña del Himalaya Indio, la quietud y la soledad que nos rodeó durante toda la expedición y, sobre todo, la violencia del viento que nos despachó de la pared el día que íbamos para cumbre.

Quisiera, para terminar, hacer mención de 2 personas que han tenido un papel muy destacado, tanto en la escalada de la montaña, como en el recuerdo imborrable que han dejado en mi memoria. Su trato ha sido exquisito y amable, adornado en todo momento, incluso en los más duros, por un par de sonrisas de esas que iluminan mucho más allá de sus propios rostros:

Konchok Thimles y Pema Bhote Sherpa, son dos tipos absolutamente excepcionales, de esos que calan inmediatamente y pasan a ocupar, por méritos propios, un lugar destacado en el corazón, en el que espero, se queden ahí para siempre. Valgan estas fotografías y mi más sincero reconocimiento, para hacerles un huequecito en la vida de quienes frecuentáis este Blog y os emocionáis con sus relatos.