Día 4/07/2012

Primera caminata de esta expedición. A las 8h nos hemos puesto en marcha con las mochilas a la espalda. Tras cruzar el río Suru por un puente, fuertes pendientes, en las que pastan tranquilamente vacas, algún que otro Yak y rebaños de cabras, nos llevan hasta el collado de Parkachik (3930m) desde donde se nos ofrece una vista privilegiada sobre el profundo valle de Suru que, tras describir un brusco meandro, nos lo volvemos a encontrar al otro lado del collado.

El descenso es rápido y polvoriento, ya con el calor agarrado a nuestros talones hasta llegar a la aldea de Toongul, a un día (o tal vez dos) del C.B.

No es esta una zona al uso, en cuanto a expediciones de montaña se refiere, por lo tanto, nos las vemos canutas para poder encontrar un nº aceptable de porteadores. Kon Chok, nuestro Shirdar, ha salido durante la noche para buscar porteadores por entre los pueblecitos de la zona y tan solo ha conseguido reclutar 10. Les he visto salir a las 6 de la mañana con sus pesadas cargas camino del alto collado que da acceso al C.B.

Cuando dejen las cargas, volverán a descender hasta Toongul para volver a realizar otro porteo mañana por la mañana. Así pues, mañana saldremos todo el equipo hacia las inmediaciones del C.B. el cual, según nos comenta Kon Chok, no alcanzaremos hasta dentro de 2 días.

Ahora disfruto de un merecido descanso en el interior de mi tienda, después de haber subido un pequeño pico de la zona de 4120m de altitud.

Aunque suene un poco extraño, sobre todo después de la descripción que vengo haciendo de esta zona, nuestras tiendas descansan en un pequeño prado tapizado de flores. El aroma es intenso y penetrante. A escasos 100m de distancia, el río Suru desciende encrespado, encajonado entre paredones de roca. Encima de él, muy alto, allá arriba, se ve perfectamente la pirámide rocosa del Kun, y el Nun, se empeña en permanecer oculto bajo las nubes.

 

 

Anuncios